Réplica

No querrías herirme, dijiste.

Ventrículos hablan, responden

Surcados por tajos profundos.

¿Las dagas? ¿Quitarlas? ¡Qué sirve!

Son ellas memoria viva

De ternura y dulces momentos.